Consternación en sepelio de mujeres ultimadas en Los Alcarrizos

Los familiares piden que le sea aplicada la pena máxima al homicida

En medio de grandes expresiones de dolor de familiares, amigos y vecinos, fueron sepultados este lunes los restos de las tres mujeres que el pasado sábado fueron ultimadas por un cabo de la Policía Nacional.

Bajo un candente sol de mediodía fueron llevados hasta su última morada los cuerpos de Pamela de la Cruz, de 24 años, Indira de la Cruz, de 18, y Marianelis del Rosario, de 36, muertas a tiros a manos de Estaban Javier Cora, de 32, adscrito a la Dirección General de Seguridad de Tránsito Terrestre (Digesett).

Por momentos el llanto contagiaba a todos los que se aglomeraron bajo una carpa donde fueron colocados los ataúdes, se hizo una oración y se dedicó unos instantes para que los familiares dedicaran unas palabras como despedida.

“Con la muerte no paga él”, “que le metan 30 años a ese asesino” y “fueron tres de un golpe que nos quitaron”, eran parte de las expresiones que se escuchaban entre los presentes en el cementerio.

Los momentos más desgarradores se vivieron cuando los ataúdes eran depositados en las tumbas, situadas una al lado de la otra, instantes en que varias mujeres sufrieron desmayos y debieron ser auxiliadas por otras personas que se encontraban en el lugar.

En el suceso también resulto muerto a manos del agente policial Liran Méndez Báez, de 50 años.

Como parte del saldo de la tragedia se encuentra herido un menor de cuatro años que se según se ha informado está en condiciones estables.

En el sector Los Coquitos, donde fueron ultimadas las tres mujeres, se dicen múltiples versiones en torno al hecho de sangre, entre ellas que una de las hoy víctimas había llamado a la Policía para que interviniera y no llegó, sino hasta más de una hora de haber sucedido la balacera.

La más socorrida es que todo se trató de que el victimario fue en estado de embriagues a la residencia de su expareja, con la que llevaba un tiempo separada con intenciones de llevarse por la fuerza a los dos niños que habían procreado.

Dicen quería suicidarse

En el sector El Chucho de Los Alcarrizos, donde residía Esteban Javier Cora, aseguran que tras cometer el cuádruple crimen habría intentado suicidarse el arma que portaba, lo que fue impedido por lugareños que lo retuvieron hasta que se presentaron al lugar miembros de la Policía Nacional para detenerlo.