Rusia dice que controla Mariúpol y sigue bombardeando ciudad Kiev

Rusia asegura haberse hecho con el control total del puerto de Mariúpol al capturar el centro de control del tráfico de buques en las últimas horas -aunque Ucrania lo niega- mientras sigue lanzando ataques a larga distancia sobre la capital, Kiev, y otras ciudades como Leópolis, en el oeste, cuando se cumplen 54 días de la guerra.
En Mariúpol, la resistencia ucraniana se concentra ahora en la planta siderúrgica de Azovstal aunque en la ciudad pueden quedar todavía algunos grupos aislados de tropas ucranianas, según el último informe del Instituto para el Estudio de la Guerra.
POTENCIA DE FUEGO «ABRUMADORA»
Este think tank estadounidense cree que Moscú usará una potencia de fuego «abrumadora» para hacer capitular a las últimas tropas ucranianas que defienden la ciudad en el complejo industrial después de que Kiev haya rechazado el ultimátum de Rusia para que se rindieran.
El ISW apunta que la ciudad portuaria -clave para el control del mar de Azov- podría caer definitivamente la próxima semana, pero ve probable que «los asaltos finales le sigan costando caros» a Moscú.
El último informe de la inteligencia británica ahonda de hecho en este aspecto, al subrayar que «los esfuerzos por captural Mariúpol han frenado el avance de Rusia» en otros puntos de Ucrania al obligar a Moscú a desviar hombres y material a la ciudad portuaria para hacer frente a la resistencia ucraniana.
Londres destaca, además, el «alto coste» para los civiles de la estrategia de Moscú, que a pesar de que aseguró al invadir Ucrania que no atacarían ciudades está repitiendo lo que hizo en Chechenia en 1999 y en Siria en 2016.
CONTINÚAN BOMBARDEOS
En el frente este, han continuado los bombardeos sobre la ciudad de Járkov, mientras que Rusia sigue acumulando tropas en el eje de Izyum y lanzando ataques en las regiones de Donetsk y Luhansk pero sin avances significativos en las últimas 24 horas.
Los combates siguen centrándose en las ciudades de Rubizhne, Pospasna y Severodonetsk. El ISW vuelve a subrayar los «problemas de moral y suministro» de las tropas rusas e incide en que este sería el motivo que impide a Rusia lanzar una gran ofensiva en el este de Ucrania.En el frente sur, no ha habido cambios significativos en los alrededores de Jérson aunque hay combates menores en Oleksandrivka.