Residentes de La Cuaba en Pedro Brand rechazan la instalación de un vertedero

Residentes de La Cuaba en Pedro Brand rechazan la instalación de un vertedero

Por Yasmel Corporán

Pedro Brand.- Residentes de la Cuaba, comunidad del distrito municipal Pedro Brand, Santo Domingo Oeste, protestaron en desacuerdo con la instauración de un vertedero en esa zona ecoturística.

Decenas de personas, entre ellos dirigentes comunitarios, regidores y habitantes tanto de La Cuaba como de El Pedregal, Yaco, La Esperanza, Pantoja, García, Los Alcarrizos, La Guayiga y otras demarcaciones se manifestaron ayer domingo con pancartas en mano y vociferando consignas en contra de un proyecto que, según ellos, las alcaldías de estos sectores buscan «imponer» arbitrariamente.

El proyecto se basa en la construcción de un relleno sanitario y una planta de reciclaje y valorización de residuos. Pertenece a la empresa “Oakhouse” y se encuentra en la fase de obtención del permiso ambiental según la ley 64-00.

Los comunitarios rechazan la idea ya que consideran que el mismo pretende ser «otro vertedero de Duquesa» y que de llevarse a cabo, contaminarían severamente los ríos y arroyos que se encuentran aledaños a los terrenos donde se asentarían las plantas. Los torrentes Matua, Isabela, Higüero, Arroyo, Cabuya y más de siete cañadas se verían comprometidos.

Estás cuencas acuíferas no solo son fuente de agua potable para los moradores de los referidos sectores, sino que también son un importante atractivo para las actividades ecoturística que realizan.

Su preocupación radica en que las comunidades carecen de acueducto, es por ello que las personas que allí residen hacen uso directo del agua de los ríos y arroyos incluso para tomarla. Gracias a ella es que pueden bañarse, o realizar los quehaceres del hogar.

“No hay agua potable los ríos son lo único que tenemos y los quieren dañar”, dijo Anny Minier, una de las dirigentes comunitarias.

Durante un recorrido realizado por periodistas de Listín Diario, se pudieron observar los terrenos donde se planea construir las plantas de reciclaje y de tratamiento de desechos sólidos.

Tal y como denunciaron los habitantes indignados, se pudo constatar que la ubicación de ambos espacios se encuentran bordeados por varias cañadas que desembocan en el río Matua y el río Isabela. Mismas fuentes acuíferas que sirven de agua potable para todas estas comunidades.

Acacio Batista Brito, coordinador de la manifestación pacífica, aseguró que la misma tiene el propósito de hacer un llamado a las autoridades municipales y de medio ambiente para que se abstengan de aprobar este proyecto.

Asimismo extendieron un clamor al presidente de la República Luis Abinader, para que intervenga y evite lo que ellos consideraron como un “abuso” y una “depredación” de los recursos ecológicos de la zona.

“Instalar algo de esa naturaleza constituye una amenaza para nuestros recursos naturales y esencialmente para la salud y el bienestar de los ciudadanos”, señaló Batista. Al tiempo que precisó además del impacto en el ambiente, la instalación de las plantas residuales arruinaría la economía de la cual dependen la mayoría de los moradores de estas demarcaciones y cuyo pilar es el ecoturismo.

“No vamos a desmayar”, “El proyecto basura no va”, entre otras expresiones gritaban enérgicos los protestantes, quienes según sostuvieron continuarán al pie del cañón su lucha de no recibir oportuna respuesta por parte delas autoridades.

Los manifestantes acusaron al alcalde de La Cuaba Wilson Paniagua, de coludirse con la empresa de capital extranjero, aupar el proyecto sin la aprobación de la sala capitular e ignorar los llamados de atención de los residentes.

Los habitantes de estas demarcaciones explicaron que llevan casi un mes participando en vistas públicas y movilizándose a través de cartas y peticiones para detener el proyecto, sin embargo sus esfuerzos han sido en vano. Pese a que la comunidad La Cuaba ha sido reiterativa en su rechazo al plan, el alcalde insiste en apoyarlo

“Ellos no dan la cara”, comentaron algunos refiriéndose al hermetismo ante las quejas por parte de la empresa que está detrás del proyecto.

La mayoría de los presentes en la manifestación repetían tener la sospecha de que la negociación entre Oakhouse y las autoridades municipales es “turbia” y que por lo mismo, residentes como Renzo Olacio, subdirector del paraje distrital La Guayiga, asegura que ha recibido amenazas por oponerse al proyecto.

 

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.